sábado, 6 de febrero de 2016

Luna de miel en Las Vegas, de Andrew Bergman





Luna de miel en Las Vegas
(Honeymoon in Vegas, EEUU, 1992)
de Andrew Bergman

Jesús Guerra

Tenemos aquí otro de los patéticos —y sin embargo interesantes— casos de robo o espionaje de ideas que se da entre las compañías de cine de Hollywood. Luna de miel en Las Vegas, aunque tiene elementos originales —si es que esa palabra tiene algo que ver con La Meca del cine norteamericano— y nos recuerda varias películas en diferentes momentos, tiene mayormente su «película hermana» más parecida en Una propuesta indecorosa, de Adrian Lyne, estelarizada por Demi Moore y Robert Redford. [Claro que no sabemos cuál cinta copia a cuál: la de Lyne es de 1993 y está basada en una novela, pero los proyectos debieron estar en desarrollo más o menos al mismo tiempo.]*




En el caso de Luna de miel…, Jack Singer (Nicolas Cage), aunque tiene una novia a la que adora, Betsy Nolan (Sarah Jessica Parker), no puede casarse porque cuando murió la madre de Jack (interpretada por Anne Bancroft), ésta le pidió que le prometiera que no se casaría ya que nunca encontraría una mujer que lo quisiera como ella. Jack intentó protestar, pero su madre murió en ese instante. Sí, el matrimonio es una calamidad, era el mensaje de su progenitora, y para comprobarlo y recordárselo a sí mismo constantemente, Jack se consiguió un empleo ad-hoc: detective privado especializado en cónyuges infieles.




Durante algunos años, Betsy le dio apoyo a Jack hasta que llegó un momento en que lo que le dio fue un ultimátum, porque ella quiere ser una mujer casada y quiere tener hijos. Esto, obviamente, trastorna a Jack, y su única salida es acelerar las cosas: le propone a Betsy que se vayan a Las Vegas al día siguiente y ahí se casarán sin mayores preámbulos. A Betsy le encanta la idea. Al día siguiente están en la ciudad de las apuestas y los matrimonios rápidos. Sólo que al llegar al hotel los ve entrar un jugador profesional millonario de muy mala reputación: Tommy Korman (un James Caan que se ve más mafioso que en El Padrino). Resulta que la que fue la esposa de Tommy, llamada Nonna (interpretada en los flashbacks por la misma Sarah Jessica Parker) murió muy joven, víctima de un cáncer en la piel por las muchas horas que pasaba tomando el sol en su ociosa vida. Cuando Tommy ve a Betsy, piensa que Dios le da otra oportunidad y planea de inmediato una manera de apropiarse de la chica. Se hace pasar por un empleado del hotel que les da la bienvenida a los recién llegados con dos horas de «póker amistoso». Aunque Betsy le dice a Jack que no vaya a jugar, éste se encuentra tan nervioso que le parece una buena manera de pasar el tiempo hasta el inevitable momento en que desobedecerá el último deseo de su madre.




Sólo que Jack no sabe que juega con un profesional en cuyos planes está el de endeudarlo, cosa que logra, llegando a conseguir que Jack le deba a Tommy la nada despreciable suma de ¡65 mil dólares! Luego de que Jack confiesa que jugó por sentirse seguro de ganar, pero que no tiene esa cantidad, Tommy finge pensar en alternativas para su pago hasta que, un momento después, le propone olvidar la deuda si le «presta» a su novia por el fin de semana.




Finalmente, Tommy se lleva a Betsy a Hawái y el fin de semana se extiende hasta el miércoles. La idea de Tommy es seducirla con su dinero y con su falsa pose de hombre dulce para obligarla a casarse con él. Jack, entre tanto, los persigue como loco tan pronto deja de tener contacto con ambos.

Sin bien la premisa es más «creíble» que la de Una propuesta indecorosa —una trampa, un intercambio de mujer por una deuda impagable para un joven sin dinero y una cantidad grande pero manejable— la historia pierde proporción, el guionista y realizador enloquece, la película pierde ritmo y termina con una escena francamente fuera de lugar.

Vaya, hasta el humor es bastante disparejo. Sin embargo, tiene unos cuantos momentos divertidos… Por lo menos simpáticos.




. . . . .

* Las reseñas de la sección Cine de Hoy (2001-2010), y muchas de Cine de Ayer (1971-2000), salvo aclaración, fueron escritas en las fechas del estreno en México de esas obras, en salas de cine o en video, y son publicadas aquí (más o menos) como fueron publicadas en su momento en medios impresos de Coahuila.

. . . . .

Actualización:
Antes de Luna de miel en Las Vegas, Andrew Bergman dirigió sólo dos películas: So Fine (1981) y The Freshman (1990), y después sólo tres: It Could Happen to You (1994), Striptease (1996) e Isn’t She Great (2000). Como guionista estuvo más activo, pues antes de la película comentada, se produjeron nueve guiones que escribió o coescribió, como Blazing Saddles (Mel Brooks, 1974) o The In-Laws (Arthur Hiller, 1979), cuyo remake se produjo en 2003. Por supuesto, Luna de miel en Las Vegas fue convertida en una comedia musical en Broadway en 2014.




. . . . . . . . . . . . . . .

Luna de miel en Las Vegas (Honeymoon in Vegas).
Guión y Dirección: Andrew Bergman.
Fotografía: William A. Fraker.
Edición: Barry Malkin.
Diseño de producción: William A. Elliott.
Música: David Newman.
Con: James Caan, Nicolas Cage, Sarah Jessica Parker, Pat Morita, Peter Boyle y Anne Bancroft, entre otros.
Género: Comedia / Romance / Thriller.
País: EEUU.
Año: 1992.
Duración: 96 minutos.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario